ff
 
df
df
médicos y especialistas hospitales y clinicas farmacias y productos servicios medicos proveedores asociaciones, colegios y organizaciones aseguradoras fundaciones, servicio social
Para agregar o modificar su datos, deberá estar logueado
Entrar
df
¿Olvido su Contraseña?
Registrate


Siguenos en:  
Untitled Document
 
Atrás
Apósitos

Una herida debería  ser cubierta siempre con un apósito, ya que esto ayudará a prevenir infecciones. En las hemorragias graves, los apósitos, se emplean  para ayudar en el proceso de coagulación ejerciendo presión sobre la herida. Usen un apósito estéril, empaquetado siempre  que sea posible. Si no dispone de él, puede improvisar uno con material limpio y que no suelte pelusa. Los cortes pequeños y los roces pueden cubrirse con tiritas.

  • Si puede use siempre guantes desechables antes de manejar cualquier tipo de apósito que no sea una simple tirita.
  • Use siempre un apósito bastante grande como para cubrir toda la herida  y extenderse más allá de sus bordes.
  • Sujete el apósito  por los extremos , manteniendo los dedos bien alejados  de la zona que estará  en contacto con la herida. Coloque el apósito  plano sobre la herida , no lo deslice desde los bordes de esta.
  • Quite y reemplace cualquier apósito  que haya quedado en mala posición . Si tiene un único apósito estéril, úselo para cubrir la herida, y aplique otros materiales  limpios por encima de este.
  • Si se filtra  sangre a través del apósito no lo quite: ponga otro encima, asegurándose  de aplicar presión  sobre el punto sangrante.
  • Después de tratar una herida, ponga los guantes, apósitos usados y elementos manchados en una bolsa  de plástico apropiada. No se quite nunca los guantes desechables hasta que no termine de manejar cualquier tipo de material contaminado.

 

Apósitos no esterilizados.

 

Si no dispone de un apósito estéril puede usar parches de gasa u otro material  limpio que no suelte pelusa, y poner un algodón por encima para absorber la sangre que fluya. Si usa un apósito no estéril, asegúrese de que esté limpio.

Use guantes desechables y mantenga los dedos alejados  de la zona del apósito que vaya a estar en contacto con la herida . Para conseguir  presión sobre la herida , asegure el apósito con una venda.

 

Apósito de gasa

Siga los siguientes pasos

1.- Sujete  al apósito por los bordes y póngalo directamente sobre la herida.

2.- Añada una capa de algodón sobre le apósito de gasa.

3.- Asegure la gasa y el algodón con una venda.

 

Aplicación de vendas

 

Consideraciones a tener  en cuenta .

  • Antes de poner una venda, tranquilice a la víctima  y explique claramente lo que va hacer.
  • Haga que la victima esté cómoda, en una posición adecuada, sentada o tumbada.
  • Mantenga sujeta la zona  lesionada mientras trabaja en ella. Pida a la víctima  o  un  ayudante que lo haga.
  • Siempre que sea posible, trabaje de frente a la víctima  y desde el lado lesionado .
  • Si el lesionado está tendido de espalda, pasar las vendas  bajo los  huecos naturales del cuerpo (tobillos, rodillas, cintura y cuello)  y luego deslizarlas con suavidad de un lado a otro bajo del cuerpo, hasta su sitio. Por ejemplo para vendar la cabeza  o el torso superior , deslizar la venda  a través del hueco por detrás del cuello.
  • Ajuste las vendas  con firmeza, pero no tanto que impidan  la circulación de la zona.
  • Al vendar un miembro intente dejar los dedos de manos o pies al descubierto, para comprobar más tarde la circulación.
  • Use nudos cruzados. Asegúrese de que no sean incómodos; no lo haga en zona ósea. Remeta los cabos por el interior del nudo.
  • Compruebe regularmente la circulación en la zona que rodea el vendaje. Si es necesario, desate para regenerar la circulación y vuelva a vendar más flojo.

 

 

Inmovilizar una extremidad

 

Si utiliza vendas para inmovilizar un miembro, necesitara usar también material blando y voluminoso como toallas, ropa de algodón, para relleno. Póngalo entre las piernas, o entre el brazo  y el cuerpo, para que el vendaje  no desplace huesos rotos ni presione una zona ósea contra otra.  Anude las vendas a intervalos a lo largo del miembro, evitando la zona  lesionada. Asegure con nudo cruzado por el lado ileso. Si estuviesen dañados ambos laterales del cuerpo, deberá hacer los nudos en el centro  o donde sea menos probable  que causen daños adicionales.

 

Comprobar la circulación tras el vendaje. Cuando vende un miembro o use un cabestrillo  debe comprobar la circulación de la sangre a su alrededor. Cuando esta comprobación se hace en los extremos  de los miembros, se habla de comprobar la circulación  distal.

 

Vendas en rollo

 

Estas vendas  están hechas  de algodón, gasa, tejido elástico o lino y se enrolla  alrededor de la lesión con giros espirales. Hay tres tipos  principales de vendas en rollo:

  • Vendas de gasa, usadas para sujetar apósitos  en su sitio.
  • Su tejido suelto permite  una buena ventilación, pero no se usan para ejercer presión directa sobre una herida ni para sujetar articulaciones.
  • Vendas elásticas, que se adaptan a la forma del cuerpo.
  • Se usan para asegurar apósitos  y para lesiones del tejido blando.
  • Vendas de crepé, usadas para dar soporte firme a lesiones en articulaciones.

 

Elegir el tamaño correcto de la venda.

 

Antes de poner una venda compruebe que esté bien enrollada  y que su ancho sea el adecuado  para la zona afectada. Las  distintas partes del cuerpo  necesitan anchos concretos: los dedos requieren vendas estrechas; las extremidades, vendas anchas. Ante la duda, es preferible que la venda se pase de ancho.

 

Vendaje de mano y pie.

 

Una venda en rollo puede aplicarse para mantener en su lugar apósitos en manos y pies, o para inmovilizar una muñeca o tobillo. Una venda de sujeción  debe extenderse bastante  más allá del punto de lesión, sobre todo la zona lesionada. El método mostrado  para vendar una mano puede usarse para el pie; en ese caso se empezará por la base del dedo gordo  y se dejará el talón sin vendar.

 

  • Ponga el cabo de la venda  por la cara interior  de la muñeca, hacia la base  del pulgar. Dé dos vueltas rectas a la muñeca.
  • Trabajando desde el interior, pase la venda diagonalmente  por el dorso de la mano hasta la uña del dedo meñique.
  • Lleve la venda cruzando la base de los dedos  de forma que el borde  superior toque la uña del dedo índice. Deje libres las yemas de los dedos.
  • Dejando los dedos libres, cruce la venda por el dorso de la mano hasta la parte extrema de la muñeca y luego otra diagonal sobre la mano.
  • Repita las secuencias de vueltas  en diagonal. Extienda el vendaje  cubriendo un tercio más en cada vuelta que en la precedente. Cuando la mano esté cubierta, termine con dos vueltas rectas alrededor de la muñeca.
  • Sujete el extremo. Cuando termine compruebe la circulación distal, y luego cada 10 minutos. Si está demasiado apretado, desenrolle para recuperar el riego sanguíneo y vuelva a ponerlo más flojo. 

 

Vendaje de codo y rodilla.

 

Las vendas en rollo pueden usarse sobre codos y rodillas para sujetar apósitos , o para inmovilizar lesiones como esguinces y torceduras. Para asegurar  su efectividad, doble un poco la articulación  y aplique la venda con una figura de ocho, en lugar de usar el método típico en espiral, trabaje de adentro a fuera y hacia arriba. Extienda bastante el vendaje a ambos lados para ejercer presión uniforme. A continuación  siga los siguientes pasos:

 

  • Sostenga el miembro lesionado en una postura cómoda  para la victima, con la articulación ligeramente flexionada, si puede.
  • Ponga el cabo de la venda por el interior de la articulación. Rodee la articulación del todo hasta la cara exterior.
  • Complete  vuelta  y media, para que al cabo de la venda quede ajustado y la articulación cubierta.
  • Pase la venda hasta la cara interior, por encima de la articulación. Dé una vuelta recta, a una altura que cubra la mitad superior de la venda que ya estaba puesta.
  • Pase la venda  desde la cara interior, por encima de la articulación. De una vuelta recta,  a una altura que cubra  la mitad superior  de la venda que ya estaba  puesta.
  • Pase la venda  desde la cara interior del miembro  hasta debajo de la articulación. Después de esa diagonal, haga una vuelta  recta  bajo la articulación  para cubrir la mitad inferior de la venda que ya estaba  puesta.  Continúe cruzando  una figura de ocho  por encima  y por debajo  de la articulación. Aumente la zona  vendada cubriendo  en cada pasada un tercio mas que en la previa.
  • Para acabar, haga dos vueltas rectas alrededor del miembro y sujete el extremo del vendaje.
  • Compruebe la circulación distal en cuanto termine, luego cada 10 minutos. Si estuviera demasiado apretado, desenrolle hasta que se recupere el riego sanguíneo y vuelva a ponerlo mas flojo.

 

Vendaje de cabeza.

 

Puede usarse un pañuelo triangular para sujetar un apósito sobre una lesión en la cabeza. Sin embargo , no proporcionara  suficiente presión  para controlar una hemorragia; para mantener un apósito sobre una herida, use una venda en rollo. Antes de aplicar un vendaje de cabeza, pida a la victima que se siente si puede, porque así facilitara el acceso a todas las zonas de la cabeza.

 

Cabestrillo.

 

Un cabestrillo mantiene el antebrazo en posición horizontal o ligeramente elevada. Proporciona apoyo para lesiones  de brazo o muñeca, fractura de costilla  o si la victima debe mantener flexionado el codo. El cabestrillo de elevación proporciona una elevación mayor de mano y antebrazo.

 

  • El brazo lesionado debe estar apoyado, con la mano ligeramente alzada. Haga un dobladillo  en la base del pañuelo y páselo bajo el brazo lesionado, con la base a la altura del dedo meñique.
  • Lleve  el extremo superior, por encima del hombro sano y rodeando la nuca, hasta el hombro del brazo lesionado.
  • Doble el extremo  inferior hacia arriba , cubriendo el antebrazo, y reúnalo  con el extremo superior por detrás del hombro.
  • Haga un nudo cruzada a la altura  del hueco por encima  de la clavícula  del lado lesionado. Remate ambos  extremos  libres  bajo el nudo  para acolcharlo.
  • Pliegue la punta  del pañuelo  hacia delante. Remate los sobrantes alrededor del codo, y asegure la punta por delante con un imperdible. Si no tiene, retuerza la punta hasta  que la tela se ajuste  al codo sin molestar; remétela en el cabestrillo  por detrás del brazo.
  • Una vez que termine, compruebe  la circulación en los dedos. Vuelva a comprobar cada 10 minutos. Si es necesario, suelte  y vuelva a colocar  el cabestrillo.

 

Cabestrillo de elevación.

 

Esta  forma de cabestrillo sujeta mano y antebrazo en posición elevada, con las yemas de los dedos a la altura del hombro contrario. Así, un cabestrillo de elevación ayuda a controlar el sangrado de herida en antebrazo  o mano, minimiza la hinchazón en quemaduras, o sujete el pecho en las fracturas de costilla.

  • Pida a la victima que sujete el brazo herido cruzado sobre el pecho, con los dedos  en el  hombro opuesto.
  • Apoye  el pañuelo  en su cuerpo, con un extremo sobre el  hombro sano. Sujete la punta más allá del codo.
  • Pida a la victima  que se suelte el brazo lesionado. Remeta la base del pañuelo  por debajo de mano, antebrazo y codo.
  • Elevar diagonalmente el extremo inferior  del pañuelo, cruzando la espalda  hasta unirlo con el otro extremo en el hombro.
  • Ate los extremos en nudo cruzado  en el hueco por encima de la  clavícula. Remeta los extremos bajo el nudo.
  • Gire la punta hasta que el pañuelo se ajuste bien alrededor del codo . Remétela justo por encima del codo para asegurarla. Si tiene un imperdible, pliegue  la tela sobre el codo, y fije la punta por la esquina.
  • Compruebe periódicamente la circulación en el pulgar. Si es necesario, suelte y vuelva a colocar el cabestrillo.

 

 

Cabestrillos improvisados.

 

Si necesita inmovilizar un brazo lesionado pero no dispone de una venda triangular, puede improvisar un cabestrillo usando  un metro cuadrado  de cualquier tela resistente. También puede improvisarlo con un elemento de la ropa de la victima. Si sospecha que el antebrazo  puede estar roto, use un cabestrillo de tela o de una esquina de chaqueta. No use otro tipo de cabestrillo improvisado, podría no proporcionar apoyo suficiente.


Chaqueta abotonada.

 

  • Desabroche un botón de la chaqueta, abrigo o chaleco.
  • Meta la mano del brazo lesionado dentro de la prenda a través del hueco dejado  por ese botón.
  • Pida a la víctima  que repose la muñeca sobre el botón que queda debajo del hueco.

 

Camisa manga larga.

 

  • Ponga el brazo lesionado rodeando el pecho. Sujete el puno de la camisa sobre la pechera contraria.
  • Para improvisar un cabestrillo de elevación  sujete el puño  a la altura del hombro, para mantener el brazo elevado.

 

Cinturón o ropa fina.

 

  • Con el cinturón, corbata, o par de tirantes o medias, cree un soporte “collar y pulsera”.
  • Ate el elemento  para formar un lazo.
  • Páselo sobre la cabeza de la victima  y dele una vuelta para hacer un lazo más pequeño. Meta la mano herida por ese lazo.
  • Páselo sobre la cabeza de la víctima y dele una vuelta para hacer un lazo más pequeño. Meta  la mano herida por ese lazo.
Fuente: Manual de Primeros Auxilios. Hospital Puerta de Hierro.
 
   Primeros Auxilios
   Tips para la Salud
   Tels. de Emergencia
  
   Eventos
   Noticias
 

QUIÉNES SOMOS

PUBLICIDAD
ASPECTOS LEGALES
BOLSA DE TRABAJO
MAPA DE SITIO
CONTACTO
GUIA MEDICA ® / SALUD I NOTA ® Son Marcas Registradas-COPYRIGHT 2001:2011 DERECHOS RESERVADOS
Twitter